LO MÍNIMO QUE SE LES PUEDE DEJAR A NUESTROS HIJOS ES TIERRA LIMPIA Y FÉRTIL

De las 116 hectáreas solo 80 serán residenciales y caminos, dejando así mas de 30 para la conservación y áreas comunes entre los residentes, manteniendo los 350 metros de rivera del rio Chepa y el hualve que alberga muchas especies en peligro de extinción. Solo a través de pasarelas de madera nos internaremos en estos parajes para contemplar su belleza. Te invitamos a conocerla y ser parte de este nuevo modelo de residencia.

CONTACTO

Nombre (obligatorio)

Email (obligatorio)

Asunto

Mensaje